jueves, 18 de febrero de 2010

3 Pautas para tener un menú ganador


El menú es una de los más importantes instrumentos de marketing que posee el sector gastronómico, y no solo eso, es además una de las principales herramientas de ventas con las que cuenta.
Es un medio de comunicación entre el restaurante y el cliente y por lo tanto debe promover un encuentro entre las preferencias o gustos del cliente y la oferta del local. Por ello, debe tener la firma de la compañía y representar el carácter del restaurante. Es como la carta de presentación; requiere de toda nuestra atención para reflejar la imagen que queremos transmitir a nuestros clientes.

Es otro de los elementos donde se asienta la identidad de la propuesta gastronómica, tanto por su diseño gráfico y su orden interno como por su redacción (Nombres y descripciones).

El diseño de la carta:

Algunos elementos a tener en cuenta al momento de encargar el diseño de la carta son la tipografía, el formato y papel que se utilizará y la combinación equilibrada de texto e imágenes.

El tamaño: tiene que ser acorde al tamaño de las mesas, para que no resulten incómodas ni provoquen accidentes. Por ejemplo: Cartas con formato de tríptico, desplegables, son ideales para lugares con mesas chicas, y cartas con formato díptico son ideales para las mesas más grandes.

El papel: La elección del material de la carta es importante no sólo por una cuestión de imagen sino también por razones de higiene y logística. Debemos considerar materiales lavables para los exteriores; interiores que no sean demasiado porosos como para absorber grasas, ni demasiado débiles como para deteriorarse rápidamente son aspectos fundamentales a tener en cuenta. Por ejemplo, combinar un papel rústico con una letra casual en un restaurante de alto perfil podría transmitir una imagen errada al cliente; al igual que crear un menú con fino papel y escrito en caligrafía para un restaurante sencillo

La tipografía: debe garantizar la legibilidad, tanto por tamaño como por fuente. Debemos tener en cuenta la iluminación con la que se contará al momento de la lectura, ya que un diseño extraordinario puede fallar si no tenemos en cuenta esta variable. La pauta general es siempre un fondo claro con letras oscuras. Las letras cursivas, difíciles de entender, por más que tengan estilo y reflejen la personalidad del restaurante deberían prescindirse si no permiten una rápida lectura.

Otro de los temas que hay que considerar es si la carta estará compuesta por elementos separables o será un único cuerpo. Las primeras tienen la ventaja que permiten reemplazar internamente algunas de sus partes sin que haya que desecharla completamente ante una modificación en la oferta de productos o en los precios. Pueden conllevar a una inversión inicial mayor a las segundas ,pero en el largo plazo puede amortizarse mejor la inversión.

Es importante tener en cuenta que frente al deterioro propio de su uso, por lo que tendremos que controlar permanentemente el stock, e ir desechando aquellas copias del menú que por estar en mal estado dañarán nuestra imagen frente a nuestro cliente. .

 
El orden interno de la carta:

El orden de la carta, dependiendo del tipo del restaurant, responde a los pasos del menú que se ofrece en el establecimiento. Es importante para la claridad del comensal, que el orden responda a un código general: Entradas; Platos Principales (y sus subdivisiones de acuerdo al producto principal: Pastas; Carnes Blancas; Carnes Rojas); Guarniciones y Postres. Las bebidas se ubican por lo general al final de los platos. En determinados casos, se incluyen apartados especiales, que deben figurar en la primera página: “los platos del día” o las “sugerencias del chef”.

Al ser el menú un medio de venta, es importante organizar la paginación de la carta: las páginas impares, y el extremo superior derecho son los lugares donde la vista se apoya naturalmente en primer término. Por ello, lo recomendable es que esos espacios sean aprovechados para promover los platos que dejan un mayor margen de ganancia, aquellos que el cliente no puede dejar de ver.

La redacción de la carta:

Reflejar la identidad del emprendimiento gastronómico a través de la carta requiere de nuestra parte prestar atención no solo a los elementos de diseño gráfico, es importante que los textos del menú la expresen también .Los textos descriptivos de los platos dependerán del tipo de propuesta que ofrezca nuestro establecimiento .Los textos, las palabras, son capaces de despertar imágenes, evocar sabores, aromas y texturas e incluso recuerdos, de allí su importancia ya que expresan la creatividad e innovación en la materia. Si se juega con estos elementos de manera adecuada se puede construir un mundo en la mente del cliente que se reflejará en una mejor y mayor consumición. Ocurre lo mismo con la traducción. El uso de la palabra adecuada, lleva a un mejor entendimiento, una mejor comunicación del espíritu de nuestra propuesta.

Una de las cuestiones que hay que tener en cuenta cuando se utilizan textos descriptivos es la verdad. Lo que se sirva en la mesa deberá respetar estrictamente esta descripción. Lo mismo ocurre con la utilización de imágenes ilustrativas: deben reflejar con verosimilitud lo que luego se llevará a la mesa. El estilo en el cual es presentada la propuesta también es de importancia; los detalles y el manejo de palabras, si son utilizadas creativamente, crean expectativas claras y adhieren un toque muy especial a la experiencia.

Por último, es aconsejable que el diseño de la carta sea el último elemento que se desarrolla cuando se planifica una estrategia integral de marketing y comunicación (que incluye el nombre, el concepto de marca, cartelerías, decoración, ambientación, página web) ya que debe cristalizar y sintetizarse en ella todo lo anterior.

Ahora ya sabe el secreto…Para ganar tenga en cuenta estos consejos; y no se olvide que podemos ayudarlo

3 Pautas para tener un menú ganadorSocialTwist Tell-a-Friend

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada